sábado, 30 de junio de 2012

Usos del móvil



¿Bueno, malo o regular?

El teléfono móvil es una herramienta de comunicación y, como tal, no es malo ni bueno. El uso o abuso de una herramienta es lo que determina el beneficio o el perjuicio que ocasiona.

Los móviles, y concretamente los smartphones, tienen un potencial enorme. Bien aprovechados pueden convertirse en una oficina itinerante, una herramienta de productividad increíble. Mal usado, un smartphone con una conexión de datos puede convertirse en un vicio peor que las máquinas tragaperras y crear zombies que apenas tienen vida fuera de Facebook o Twitter.

Hoy en día casi todos los adolescentes tienen smartphone, y los que no tienen, lo quieren tener. Si les preguntas por qué, te contestarán - por que todo el mundo lo tiene. Parece que todos actúan por mimetismo. Pasa igual que con la televisión, casi nadie se plantea si hace falta o no, como todo el mundo tiene... ¡Hay que despertar! ¡todo en la vida es cuestionable empezando por este artículo! ¡no sigamos la corriente y reflexionemos sobre nuestros hábitos y nuestras posesiones! Incluso los smartphones existen porque hubo gente que un día se cuestionó el teléfono tradicional.


Harto del móvil

No tengo  conexión de datos en el teléfono, no tengo juegos y - como ya sabéis - no tengo Facebook así que no estoy enganchado ni mucho menos al móvil y lo utilizo únicamente para llamadas de voz y sms. Aún así, estoy un poco harto del móvil por los motivos que comento a continuación.

No me gusta que me interrumpan cuando estoy trabajando. Si la llamada me pilla en clase - y se me olvidó apagar el aparato - tengo que dejar desatendidas a treinta y tantas criaturas con ganas de aprender, aunque sea por varios segundos (lo que tardo en apagar el móvil). Si la llamada me pilla preparando material, ya sea en casa o en el despacho, pierdo el hilo de lo que estaba haciendo, me desconcentro y me cuesta retomar la tarea.

Ni que decir tiene que las llamadas por trabajo son en muchos casos vagas e imprecisas, el interlocutor a veces va saltando de tema y puede que incluso al final no se quede en nada concreto. Los correos electrónicos son mucho más prácticos que las llamadas telefónicas, queda constancia de quién los manda, cuándo y qué quiere exactamente el emisor, y uno los puede gestionar en bloque a determinadas horas del día y extraer y archivar la información necesaria mucho mejor que si se tratara de llamadas de teléfono.

No me gusta que me interrumpan cuando estoy descansando - leyendo, practicando algún deporte, escuchándo música o echándome una siesta. ¿No habéis sentido impulsos criminales al ser despertados de la siesta para preguntar si queréis Canal Digital Plus o como puñetas se llame?

Podría seguir pero no quiero hacer de este artículo algo demasiado negativo así que... ¡dejemos los problemas y vayamos a por las soluciones!


Minimizando el uso
 
Ahora que comienzo las vacaciones tengo por delante un período ideal para revisar mis hábitos y ya me estoy empleando en ir cambiando el uso que le doy al teléfono móvil.

Como no podía ser de otra forma he optado por la vía minimalista, a saber, casi siempre tengo el teléfono móvil apagado - uso el verbo en presente porque ya estoy aplicando estos hábitos. Cuando estoy en casa, además, el móvil descansa con sus amiguitos los cargadores y cables en un cajón reservado a tal efecto.

¿Para qué lo quiero si lo tengo apagado? - diréis algunos. Pues bien, llevo el móvil en estas situaciones:
  • Cuando viajo en coche.
  • Cuando salgo en bici.
  • Para casos de emergencia (112) cuando estoy fuera de casa.
  • Cuando he quedado con alguien, por si surge algún retraso o imprevisto.
En los tres primeros casos, llevo el teléfono apagado y lo enciendo solo si es necesario. En el último caso, cuando he quedado con alguien, lo llevo encendido pero en el momento de encontrarnos lo apago.

En cualquier otra situación, tengo el móvil apagado. Quien se quiera poner en contacto conmigo, que me envíe un correo electrónico.

Espero no haber ofendido a ningún Galaxero o iPhonero, ya comenté al principio que lo que hace buena o mala una herramienta es el uso que se le da. Yo, de momento, opto por simplificar. He escrito este artículo sabiendo que nadie me iba a interrumpir llamándome al móvil :)

¿Y tú? ¿qué uso le das al móvil? ¿te atreves a apagarlo?


16 comentarios:

  1. ¡Hola, Luis!
    Comparto tu opinión sobre el uso del móvil.
    En mi caso, para las cosas importantes suelo utilizar correo electrónico; para ponerme en contacto con mis amigos, el servicio de mensajes de la red social que acudo sin estar enganchada a ello. No me dan la tabarra por teléfono, ya que la gente de mi ambiente se pone en contacto conmigo a través de las mismas herramientas y utiliza el móvil solo en el caso de urgencia o algún imprevisto.
    No tengo nada en contra de tener el teléfono móvil o de darle un uso razonable diariamente. El problema, tal y como lo veo, consiste en que la gente no sabe ESTAR SIN MÓVIL ni un solo minuto y cualquier otro tipo de comunicación, relación o entretenimiento sustituye por una de las sofisticadas opciones de su vicioso aparato. Y así, algunos se buscan el amor en el BADOO, ven a sus amigos solo en el FACEBOOK y hablan con todo el mundo por el WhatsApp. El móvil lo sustituye todo. Y lo peor de todo esto es que incluso charlando con sus amigos en vivo, disfrutando de un concierto o de una obra de teatro, ¡la gente no desconecta de su móvil! Y esto, más que una adicción, es una mera falta de educación...

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo un movil de los baratos, 20 euros.

    Lo dejo siempre en casa, encendido.

    Sólo lo saco de paseo en casos muy concretos,
    si salgo de viaje o a alguna cita,
    por si es necesario utilizarlo en alguna emergencia.

    La gente está haciendo muy mal uso del movil.
    Es frecuente ver a gente andando por la calle mirando para el movil al mismo tiempo,
    seguro que alguno tendrá un accidente por eso.

    Hace poco viajando en tren, me llamó la atención que cada 5 minutos a álguien le sonaba el movil y estar en un vagón escuchando varias conversaciones de movil al mismo tiempo, es un un gran foco de contaminación acústica.

    Además hay mucha gente que no habla por el movil, sinó que grita.
    En un espacio cerrado y público con un vagón de tren o un autobus
    es muy molesto.

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, leyendo el comentario anterior,
    me he acordado de que mucha gente cuando va a un concierto,
    en vez de disfrutarlo tranquilamente, prefiere sacar su movil
    y grabarlo, manteniendo su brazo levantado todo el tiempo.
     

    ResponderEliminar
  4.  Sí, Elena, el problema es la adicción o el mal uso y, por supuesto, estar con los amigos y prestarle más atención al móvil que a la gente es una falta de respeto y de educación y últimamente lo estoy viendo muy a menudo :(
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. En efecto, hay mucha gente con muy mala educación y cuando uno va en transporte público tiene que aguantarlo. Ya hay quien se lleva cuando viaja en autobús  el inhibidor de frecuencia y cuando alguien da la lata, le da a un botón y a tomar por cu...

    ResponderEliminar
  6. En un concierto de Wim Mertens en el que estuve hace poco, cuando llegó el descanso miro hacia abajo (yo estaba en la tercera planta y miré al patio de butacas) y la gente en lugar de salir a estirar las piernas o ir al servicio, cogía el móvil y dale que te pego con los pulgares, todo lleno de pantallitas, impresionante.

    ResponderEliminar
  7. Buen día Luis, muy oportuna
    tu reflexión del móvil, como siempre tengo sentimientos contra puestos…


    Lo malo no es el medio, es el
    uso que hacemos de él.


    Algunas reflexiones en modo
    de lista:


    -Cuando me olvido el móvil…creo
    que voy desnudo y desasistido.


    -Si lo apago, siento que he tenido
    un gesto de gran rebeldía.


    -El teléfono es el medio por
    el que estoy unido a mis seres queridos.


    -Tengo siempre la sensación
    de estar super- mega- hiper- controlado…


    Hasta el punto de pensar en
    envolverlo en papel de aluminio para taparlo completamente.


    -El otro día, gracias a él
    pude evitar un grave accidente al poder llamar a emergencias.


    -Siempre estoy disponible
    para quien me necesite.


     


    Y un relato de un hecho real que me ocurrió que conté en el blog ver:   http://tribunaavalon.blogspot.com.es/2011/01/las-nuevas-tecnologias-y-los-mismos.html

    Un saludo amigo Luís, hoy estoy contento pues disfruté mucho con el partido realizado por la selección española frente a un magnífico rival.

    ResponderEliminar
  8. Luis,
    estoy de acuerdo contigo. Lo que determina que un objeto sea beneficioso o fastidioso es el uso que de él hagamos. 
    Yo lo llevo siempre encendido, pero en silencio y sin vibrador. Tengo a un familiar enfermo y debemos estar siempre dispuestos. Asi que compruebo de vez en cuando las llamadas pero solo contesto en caso de que sean suyas. Dos o tres veces al día organizo llamadas y mensajes recibidos. Todo el mundo sabe que no estoy ahi 24 horas al día y lo respetan.

    Una amiga me comentó recientemente que ha dejado de esperar ansiosa una respuesta de mi parte a sus numerosos mensajes. Es de las que pretenden que les confirmes que has recibido su mensaje, y a su vez te confirman que han recibido tu confirmación. Es un triste ejemplo de lo nocivo que puede ser un mal uso del movil, pero desde luego el problema está en la cabeza de mi amiga, no en su bolso.

    El mayor problema que veo en todo esto es la distorsión que provoca esta recompensa inmediata de tener a todo el mundo a dos movimientos de pulgar. 

    ResponderEliminar
  9. Hola Avalon, he leido el atículo al que haces referencia y me he reido de lo lindo, cuando a la gente le suena el móvil parece que tiene que parar su vida, sea lo que sea lo que esté haciendo, y descolgar, aunque sepa que lo llaman para una tontería.

    ResponderEliminar
  10. Hola Manypossibleways, cada persona tiene sus circunstancias y si tienes un familiar enfermo es normal que tengas que estar accesible y pendiente del teléfono. Ahora mismo yo me puedo permitir tener el teléfono apagado casi siempre así que aprovecho, nunca se sabe lo que nos deparará el futuro.
    El caso de tu amiga es muy frecuente hoy en día, recibir confirmación inmediata de los sms. Además se está extendiendo a los emails. Como mucha gente tiene ya tarifa de datos en el móvil, espera que contestes a los correos de forma inmediata.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Yo elijo lo mejor de los dos mundos: 
    1) Uso el móvil para ponerme en contacto con quien quiera cuando quiera. La gente suele estar conectada. 
    2) Desconecto el móvil para que la gente no se pueda poner en contacto conmigo cuando yo no quiero, que es la mayor parte del día. 

    ResponderEliminar
  12. Por fin!!! Eres la primera persona en toda mi vida (y no bromeo) que como yo, no tolera el uso exagerado del celular. El móvil no es mas que un estresante auto-impuesto que solo genera distracciones. Cabe mencionar el gasto pre o post pago que nos generan.
    Excelente blog. No puedo seguirlo pues yo mi blog lo tengo con wordpress; pero ya guarde tu pagina en mis favoritos y créeme que te leeré!!!

    ResponderEliminar
  13. Hola Alejandro T.

    Aunque el móvil puede ser muy útil en algunas circunstancias, casi siempre se usa de forma abusiva y alienante. En el momento en que escribo este comentario, tengo el móvil apagado porque estoy tranquilamente en mi casa y no quiero que nadie me moleste ni me distraiga; pero si me voy de viaje, me lo llevo, por si acaso el coche me deja tirado y tengo que llamar a la grúa.

    Muchas gracias por tu comentario.

    ¿Cuál es la dirección de tu blog?

    ResponderEliminar
  14. Aprendiza Minimalista12 de agosto de 2014, 13:29

    Yo hago lo mismo cuando quiero dormir o estudiar.

    ResponderEliminar
  15. Aprendiza Minimalista12 de agosto de 2014, 13:29

    Yo soy iphonera y no me siento ofendida para nada. El móvil es una buena herramienta si se usa bien.

    ResponderEliminar
  16. Uff, ¡cómo cambian los tiempos!
    Casi me da rubor volver a leer este artículo :-)
    Hoy (agosto de 2014) sí tengo smartphone y creo que le doy un buen uso. Para lo que menos lo utilizo es para hacer o recibir llamadas. Intento hacer un uso racional y, por supuesto, todos los grupos del whatsapp los tengo en silencio. Ah, y si me llaman de un número desconocido, no lo cojo a no ser que esté esperando un paquete o algo así, que contacten conmigo por email o whatsapp y ya contestaré yo si me interesa ;-)

    ResponderEliminar